NOTICIAS | TURISMO | CULTURA | COMISIÓN DIRECTIVA | INSTITUTO DE FORMACIÓN | | INFORMES | PARITARIAS | EMPRESAS | CONTACTO
Central de Trabajadores de la ArgentinaSeguinos en TwitterSeguinos en Facebook
El sindicato sos vos, somos todos
BUSCAR
Noticias | 03/05/2018
Insisten en blanquear las coimas, ahora en TODO EL PAÍS
Los visitadores médicos defendemos nuestra actividad y la salud colectiva.
En estos días salió publicado en distintos medios de comunicaicón la noticia de que la Diputada Nacional Graciela Ocaña presentará un proyecto para “controlar posibles "incentivos" o "regalos" de las empresas farmacéuticas a los médicos a cambio de la recomendación de sus productos, una práctica aún no regulada.”

Si esta noticia se confirma y finalmente el proyecto de ley anunciado va en consonancia con el que presentó la Diputada (entonces Legisladora) en la legislatura porteña, y  que luego fue aprobado en diciembre de 2016, desde la AAPM de la RA ratificaremos la denuncia de que esa Ley sólo beneficiaría a la Industria farmacéutica sino que lo que haría es blanquear las coimas que tanto dice combatir.

En 2016 ya lo dijimos y ahora lo repetimos, cuando Ocaña se refiere a la regulación de los incentivos, no se trata de prácticas no reguladas en la actividad: Las leyes hoy ya establecen claramente que son prácticas PROHIBIDAS, por ser consideradas contrarias a la ética y la salud colectiva. En la Ley aprobada en la Legislatura, Ocaña misma se contradijo al considerarlas en los fundamentos como “prácticas espurias” pero luego avalándolas en el articulado de la misma.

La AAPM de la RA viene denunciando estas prácticas de la industria desde hace muchos años. Impulsó en todo el país leyes que regulan la actividad de promoción de medicamentos donde se prohiben taxativamente cualquiera de las actividades antes detalladas y precisamente uno de los mayores ataques que sufre nuestro sindicato y sus afiliados por parte de la industria farmacéutica es por defender estas leyes.

En 2016 cuando nos opusimos a la presentación de este proyecto en la legislatura porteña señalamos que este problema se solucionaría si el Ministerio de Salud se hiciera cargo de hacer cumplir las normativas hoy vigentes en materia de promoción de medicamentos, como las leyes de profesionalidad de los agentes de propaganda médica, vigentes en todo el país.

A saber, las Leyes de Profesionalidad que regula la práctica de los APM, por ejemplo la que se refiere a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (que se reitera en todas las provincias), en su artículo 8 dice: Se suspende o cancela la matrícula con retiro de acreditación otorgada por la autoridad de aplicación, a los agentes de propaganda médica incursos en alguno de los siguientes supuestos: …2) Intentar promover las especialidades medicinales cuya información esté a su cargo, mediante actos reñidos con la ética, ofreciendo comisiones, prebendas, o algún tipo de incitación o recompensa.” Y en el artículo 10 dice: “Los laboratorios, empresas, distribuidores o representantes de los mismos que promuevan la violación de las disposiciones establecidas en la presente ley por parte de los agentes de propaganda médica, serán pasibles de multas que podrán variar, en relación a la falta, entre 50 y 200 sueldos básicos del convenio colectivo de los agentes de propaganda médica”.

De hecho, hoy la Industria Farmacéutica extorsiona a los visitadores médicos con la no firma de paritarias si no accedemos a desconocer (violar) las leyes de propaganda médica. Es que, contrariamente a lo planteado por la Diputada de falta de regulación en relación a estas prácticas, lo que sucede es que a los intereses de la Industria molestan las regulaciones actualmente existentes.

Si efectivamente lo anunciado en los medios se confirma mediante la presentación de un proyecto similar al que se aprobó en la Legislatura en 2016, Graciela Ocaña, buscaría beneficiar a los laboratorios dándole vía libre al lobby farmacéutico. Esto hecho lejos de beneficiar al ejercicio de la medicina para la salud colectiva, daría rienda suelta a los intereses corporativos de la industria farmacéutica.

Los visitadores médicos seguimos defendiendo las leyes de profesionalidad, la promoción ética del medicamento y la salud colectiva.